viernes, agosto 11, 2006

Desesperante sinsentido

el de la caricia que rasga los tímpanos
y araña la piel pero no se acerca al corazón